Sintomas de perdida de equilibrio

Sintomas de perdida de equilibrio

Sensación de desequilibrio al caminar

La capacidad de equilibrio del cuerpo es muy complicada. Los ojos, los músculos y el mecanismo giroscópico del oído interno envían información al cerebro. El cerebro interpreta esta información y le dice al cuerpo cómo moverse para mantenerse equilibrado y erguido. Un sistema vestibular o de equilibrio saludable compensa los cambios diarios de nuestra orientación espacial.

Dado que el sistema de equilibrio tiene tantos componentes con funciones interdependientes, no es sorprendente encontrar literalmente cientos de causas diferentes de problemas de equilibrio, pero las causas pueden clasificarse en tres grupos principales:

Cualquier enfermedad que interfiera en el buen funcionamiento del sistema nervioso central puede causar también problemas de equilibrio. Algunos ejemplos son los ritmos cardíacos anormales, la insuficiencia cardíaca congestiva, la anemia, la diabetes, la deshidratación y los trastornos de la tiroides.

Además, a medida que envejecemos experimentamos una disminución general de la función vestibular. Las personas mayores también suelen experimentar una disminución general de la visión, el sentido de la posición (propiocepción), la fuerza muscular y ósea y la función cerebral. Todos estos cambios combinados suelen provocar una sensación de desequilibrio lentamente progresiva.

Sensación de desequilibrio y cansancio

Los trastornos del equilibrio no son habituales en niños y adolescentes, pero pueden ocurrir más de lo que creemos. Los síntomas pueden pasar desapercibidos o atribuirse a otra causa. Los niños con problemas de equilibrio pueden parecer torpes o descoordinados. Pueden tener problemas para caminar, montar en bicicleta, hacer las tareas escolares o jugar.

  Mi perro no tiene equilibrio

Algunos niños y adolescentes pueden tener sólo signos leves que apenas se notan, mientras que otros pueden tener síntomas más graves. Los niños muy pequeños pueden no ser capaces de describir cómo se sienten. Los niños mayores y los adolescentes pueden quejarse de sentirse mareados, aturdidos o desorientados.

Las personas con trastornos del equilibrio también pueden tener pérdida de audición u otros problemas auditivos. Los sonidos pueden parecer apagados, sobre todo cuando hay ruido de fondo. Los niños también pueden tener dolor de oídos, presión o “plenitud” en los oídos y acúfenos (zumbidos u otros sonidos como pitidos, zumbidos o zumbidos en los oídos).

En la escuela, los problemas de equilibrio pueden dificultar la memoria, la concentración, la atención y el seguimiento de las instrucciones. Es posible que los niños no puedan oír al profesor o concentrarse en la pizarra, la pantalla o las tareas. Los problemas de equilibrio también pueden dificultar las clases de gimnasia o los deportes.

Sentirse desequilibrado pero no mareado

Un trastorno del equilibrio es una condición que le hace sentirse inestable o mareado. Si está de pie, sentado o tumbado, puede tener la sensación de moverse, girar o flotar. Si está caminando, puede tener la sensación repentina de estar volcando.

Todo el mundo se marea de vez en cuando, pero el término “mareo” puede significar cosas diferentes para cada persona. Para una persona, el mareo puede significar una sensación fugaz de desmayo, mientras que para otra puede ser una intensa sensación de giro (vértigo) que dura mucho tiempo.

  Equilibrio en el trabajo

Alrededor del 15 por ciento de los adultos estadounidenses (33 millones) tuvieron un problema de equilibrio o mareo en 2008. Los trastornos del equilibrio pueden estar causados por ciertas condiciones de salud, medicamentos o un problema en el oído interno o el cerebro. Un trastorno del equilibrio puede afectar profundamente a las actividades diarias y causar dificultades psicológicas y emocionales.

Otros síntomas pueden ser náuseas y vómitos, diarrea, cambios en el ritmo cardíaco y la presión arterial, y miedo, ansiedad o pánico. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer en periodos cortos o durar mucho tiempo, y pueden provocar fatiga y depresión.

Pérdida súbita de equilibrio por accidente cerebrovascular

El tratamiento de su problema de equilibrio dependerá de la causa o causas, así como de su historial médico y su salud general. Existen muchos enfoques y la terapia suele ser sencilla y eficaz.

Es importante que se realice una evaluación exhaustiva del sistema musculoesquelético, la marcha y la movilidad, así como una derivación para la evaluación y el tratamiento por parte de fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales si es necesario. Otras disciplinas que pueden desempeñar un papel importante en el tratamiento son la reumatología y la medicina física y rehabilitación.

La maniobra de Epley (también llamada procedimiento de reposicionamiento canalicular) consiste en una serie de movimientos lentos de la cabeza y el cuerpo. Su médico le ayudará a realizar este sencillo procedimiento de 15 minutos en la consulta. Está diseñado para reposicionar los cristales de calcio sueltos que se han introducido en los canales semicirculares de los oídos internos. El proceso es muy eficaz, indoloro y no invasivo, y sólo tarda unos minutos, pero puede ser necesario hacerlo un par de veces.

  Equilibrio de cournot ejercicios resueltos

Al volver a casa, debe mantener el oído tratado por encima del nivel de los hombros durante el resto del día y evitar tumbarse. Mantenga la cabeza ligeramente elevada sobre almohadas la noche del procedimiento. Al día siguiente, los síntomas deberían haber desaparecido y ya no es necesario restringir la posición de la cabeza.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad