Mecanismo de la audición y sentido del equilibrio

Mecanismo de la audición y sentido del equilibrio

Fisiología de la audición y el equilibrio – ppt

Figura \ (\PageIndex{1}): Estructuras del oído. El oído externo contiene el pabellón auricular, el conducto auditivo y la membrana timpánica. El oído medio contiene los huesecillos y está conectado a la faringe por la trompa de Eustaquio (o auditiva). El oído interno contiene la cóclea y el vestíbulo, responsables de la audición y el equilibrio, respectivamente. (Crédito de la imagen: “External, Middle and Inner Ear”, de Chiara Mazzasette, con licencia CC BY 4.0 / Una derivación de la obra original)

El oído interno suele describirse como un laberinto óseo, ya que está compuesto por una serie de canales incrustados en el hueso temporal. Dentro del laberinto óseo hay membranas que separan tubos y espacios llenos de líquido. Esto se denomina laberinto membranoso. El espacio entre el laberinto óseo y el laberinto membranoso está lleno de un líquido llamado perilinfa, que es similar al líquido extracelular. En el interior del laberinto membranoso se encuentra la endolinfa, que tiene una alta concentración de potasio y una baja concentración de sodio en comparación con la perilinfa y, por tanto, favorece los impulsos nerviosos. El oído interno tiene tres regiones separadas: la cóclea, el vestíbulo y los canales semicirculares. La cóclea es responsable de la audición, mientras que el vestíbulo y los canales semicirculares son importantes para el equilibrio. Las señales neuronales de estas regiones se transmiten al tronco del encéfalo a través de haces de fibras separados, denominados nervio coclear y nervio vestibular. Sin embargo, estos dos haces distintos viajan juntos desde el oído interno hasta el tronco cerebral como nervio vestibulococlear (CN VIII).

Fisiología del equilibrio ppt

El equilibrio es la capacidad de mantener una posición erguida. La coordinación es la capacidad de realizar un conjunto complejo de movimientos manteniendo el equilibrio. El equilibrio y la coordinación dependen de la interacción de múltiples sistemas que trabajan juntos. Los principales sistemas implicados en el equilibrio y la coordinación son el vestibular (oído interno), el visual (movimientos de los ojos) y la propiocepción (comúnmente conocida como el sentido del tacto y la sensación). El sistema nervioso central, principalmente el tronco del encéfalo y el cerebelo, proporciona el procesamiento central para los tres sistemas de entrada sensorial en un evento coordinado, permitiendo una salida de respuestas, equilibrada y coordinada.

  Ejercicios de fuerza flexibilidad y equilibrio

El sistema vestibular (oído interno) también se llama laberinto. Controla la dirección de nuestros movimientos durante los giros, los desplazamientos hacia delante y hacia atrás, de lado a lado y de arriba a abajo. El oído interno contiene dos órganos individuales para el equilibrio: (1) el utrículo, formado por la mácula y el sáculo, y (2) un conjunto de tres canales semicirculares.

Los órganos del utrículo son responsables de la sensación de gravedad. La mácula y el sáculo están formados por delicadas terminaciones nerviosas conectadas a una estructura de carbonato de calcio. Estas partículas tienen una mayor densidad en relación con el líquido en el que están inmersas, lo que hace que “caigan” por la acción de la gravedad. Cuando la cabeza se mueve en relación con la gravedad, las partículas ejercen presión sobre las terminaciones nerviosas (el mejor ejemplo de esto es sentir la aceleración y desaceleración en un ascensor). La mácula y el sáculo están aproximadamente en ángulo recto entre sí y dan información posicional ligeramente diferente. De este modo, el utrículo del oído interno es capaz de proporcionar al cerebro información sobre la posición de la cabeza en relación con la gravedad.

  Osho equilibrio cuerpo y mente

Mecanismo de equilibrio

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Fisiología del equilibrio wikipedia

Las vibraciones del tímpano ponen en movimiento los huesecillos. Los huesecillos son en realidad huesos diminutos, los más pequeños del cuerpo humano. Los tres huesos reciben el nombre de sus formas: el martillo, el yunque y el estribo. Los huesecillos amplifican aún más el sonido.

El pequeño hueso del estribo se une a la ventana oval que conecta el oído medio con el oído interno. La trompa de Eustaquio, que se abre en el oído medio, se encarga de igualar la presión entre el aire del exterior y el del interior del oído medio.

  Cuando un sistema esta en equilibrio

Las ondas sonoras entran en el oído interno y luego en la cóclea, un órgano con forma de caracol. La cóclea está llena de un líquido que se mueve en respuesta a las vibraciones de la ventana oval. Cuando el líquido se mueve, se ponen en movimiento 25.000 terminaciones nerviosas. Estas terminaciones nerviosas transforman las vibraciones en impulsos eléctricos que luego viajan por el octavo nervio craneal (nervio auditivo) hasta el cerebro.

En esta imagen se muestra una pequeña porción de la cóclea de un roedor. En verde se ven cuatro filas de células ciliadas que responden a las vibraciones sonoras, y en rojo las fibras del nervio auditivo que transmiten la información sonora desde las células ciliadas hasta el cerebro. Los investigadores del Johns Hopkins están estudiando los mecanismos moleculares que guían la formación de las células ciliadas. Estudios como éste podrían ser un paso hacia tratamientos menos invasivos de la sordera, en los que se puedan utilizar señales moleculares para regenerar biológicamente las células ciliadas de la cóclea.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Más información
Privacidad